¿zoobloguer?

¿un blog? ¿un animal? ¿un experimento? ¿una broma sin gracia?

La Princesa y el Sapo: ¿Qué necesito? diciembre 25, 2009

Filed under: ping rnovik — zoobloguer @ 11:21 am
Tags: , , ,

La Princesa y el Sapo (2009)

Cuando vimos los avances de esta película, creímos (qué inocentes) que Disney reformulaba su manera de contar historias. Al mismo tiempo, abrimos un poco la boca sorprendidos por la calidad de las animaciones. He aquí el trailer traicionero. Pero, ¿cómo caímos en la trampa? Al ver una protagonista con actitud moderna y de raza negra, en vez de la típica rubia dulce y boba.

Como imaginarán por la forma en que escribo, quedamos decepcionados de La Princesa y el Sapo. Estructuralmente la historia deja mucho qué desear por la calidad de su propuesta. Acepto que teníamos expectativas muy altas, pero esto no significa que aceptemos una indigestión por tragarnos la misma historia de siempre: una mezcla de La Cenicienta y Anastasia, con personajes típicos  (el bobo, el tierno) y un antagonista también de catálogo, así como un par de protagonistas sólo diferentes en su exterior: Tiana (niña de raza negra en búsqueda de un sueño) y el Príncipe Naveen (desterrado para buscar princesa o trabajo, también de raza negra, ¿y a quién creen que encontró?).

Naveen tiene un estilo de vida relajado, sobrado, digamos jazzístico (el historia se ubica en Nueva Orleans, cuna del Jazz), pero un buen día se encuentra con El Hombre Sombra, un personaje alargado, ojeroso y practicante del vudú. Claro, el hechicero aprovecha las obvias debilidades del príncipe para tomar su cuerpo y entregarlo al ambicioso y gordo asistente de Naveen. Casi sobra decir que Naveen queda convertido en sapo, que luego conoce casualmente a Tiana, entonces le pide un beso, así los dos son sapos, buscan la cura en la profundidad de los manglares, encuentran un par de amigos en el camino, y llegan a las manos de Mama Odie (otra gran bruja,  ciega, pero divertida) quien predecible y oportunamente les ayuda hasta el final.

¿Naveen y Tiana se casaron? ¿Naveen y Tiana fueron felices para siempre? ¿Naveen y Tiana regresaron a su forma humana gracias al amor? ¿Cuál es la moraleja de la historia? Ustedes conocen de antemano las respuestas a estas preguntas. No diré, sin embargo, que La Princesa y el Sapo es una mala película, después de todo se trata de un género que Disney  patentaría si pudiera. Debo mencionar, eso sí, que en esta ocasión la enseñanza gira en torno al dilema “¿quiero o necesito?“. Lo que Tiana necesita es escontrar el amor porque así todo lo demás vendrá por añadidura.

Investigando un poco más, me encuentro con que La Princesa y el Sapo está basada ligeramente en una novela llamada La Princesa Rana, la cual a su vez es una alusión al cuento de los Hermanos Grimm, El Príncipe Rana. También me entero, y no me hagan mucho caso, porque lo leí en la Wikipedia, que en la historia original, la de los Grimm, la rana tenía que ser aventada contra la pared a manos de la princesa para regresar a su forma humana. ¿Dónde quedó el acto del beso? Esto sí que no lo sé, al parecer no está claro cuándo se sustituyó un violento acto contra los animales por un dulce beso de amor.

A final de cuentas, Disney hace una más de las suyas: tomar retazos de historias de otros (de los Hermanos Grimm, en su mayoría) y hacerlas caber en el mismo meloso molde llenos de baile, canciones, ternura y un final feliz.

¿Qué hay de la animación? Es preciosa por momentos; poco ambiciosa casi todo el tiempo. Y no tengo más que decir.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s