¿zoobloguer?

¿un blog? ¿un animal? ¿un experimento? ¿una broma sin gracia?

Lluvia de hamburguesas enero 24, 2010

Filed under: ping rnovik — zoobloguer @ 4:23 pm
Tags: ,

Cloudy with a chance of meatballs

Nublado con probabilidad de albóndigas (Cloudy with a Chance of Meatballs), es el título original de Lluvia de Hamburguesas, una de esas películas que por el solo nombre alejan de la taquilla al espectador prejuicioso (como yo), pero que por ese mismo hecho al verla sorprende y encanta. De principio a fin, Lluvia de Hamburguesas me entretuvo como pocas películas de su categoría: con humor inteligente y originales efectos visuales.

Mención aparte merece la metáfora de la gula (e.g., por la comida, el poder) como catalizador de la estupidez humana.

 

I’m not there: ¿Dylan o no Dylan? diciembre 27, 2009

Filed under: ping rnovik — zoobloguer @ 7:59 pm
Tags: , , , ,

No hay nada de malo en mostrar tu vida en una película. Menos aún cuando se supone que eres uno de lo más grandes artistas vivos, tu peinado sigue siendo rebelde y la historia que cuenta es sólo una muestra más de tu humanidad. Eres muy importante, vaya que sí, pero eso no te exime de llevar una vida común y corriente. Eres músico, poeta, activista, casi un evangelista de las causas buenas, pero esto no te aleja del común denominador de los seres humanos. Más aún, eres reverenciado, alabado, multipremiado, candidato al Nobel, pero aún debes pagar impuestos, confundirte, no saber dónde ir ni dónde estár, educar hijos, amar una esposa y luego pelearte con ella. Freak, Beatnik, Hipster, vagabundo en apariencia, religioso, como sea, donde sea, sabes muy bien que eres uno más porque es tu destino en la Tierra. Pero por otro lado eres único porque te abandonas en la profundidad de ser tú mismo lo mejor que puedes… ¿Suena raro? Tal vez como las canciones de Dylan…

Mama, take this badge off of me
I can’t use it anymore.
It’s gettin’ dark, too dark for me to see
I feel like I’m knockin’ on heaven’s door.

Knock, knock, knockin’ on heaven’s door [4x]

Mama, put my guns in the ground
I can’t shoot them anymore.
That long black cloud is comin’ down
I feel like I’m knockin’ on heaven’s door

Knock, knock, knockin’ on heaven’s door [4x]

(Knockin’ on Heaven’s Door, Bob Dylan)

La película me pareció aburrida (¿pesada?) la mayor parte del tiempo, aunque interesante por las personificaciones de Cate Blanchett (principalmente)  y Christian Bale, así como la preciosa intervención de Calexico durante la escena del funeral.

Blanchett y Dylan.

¿El póster? Fabuloso. Aquí cuelgo una versión “extendida” con todos los Dylan.

Póster extendido. I’m not there (Todd Haynes, 2007)

 

La Princesa y el Sapo: ¿Qué necesito? diciembre 25, 2009

Filed under: ping rnovik — zoobloguer @ 11:21 am
Tags: , , ,

La Princesa y el Sapo (2009)

Cuando vimos los avances de esta película, creímos (qué inocentes) que Disney reformulaba su manera de contar historias. Al mismo tiempo, abrimos un poco la boca sorprendidos por la calidad de las animaciones. He aquí el trailer traicionero. Pero, ¿cómo caímos en la trampa? Al ver una protagonista con actitud moderna y de raza negra, en vez de la típica rubia dulce y boba.

Como imaginarán por la forma en que escribo, quedamos decepcionados de La Princesa y el Sapo. Estructuralmente la historia deja mucho qué desear por la calidad de su propuesta. Acepto que teníamos expectativas muy altas, pero esto no significa que aceptemos una indigestión por tragarnos la misma historia de siempre: una mezcla de La Cenicienta y Anastasia, con personajes típicos  (el bobo, el tierno) y un antagonista también de catálogo, así como un par de protagonistas sólo diferentes en su exterior: Tiana (niña de raza negra en búsqueda de un sueño) y el Príncipe Naveen (desterrado para buscar princesa o trabajo, también de raza negra, ¿y a quién creen que encontró?).

Naveen tiene un estilo de vida relajado, sobrado, digamos jazzístico (el historia se ubica en Nueva Orleans, cuna del Jazz), pero un buen día se encuentra con El Hombre Sombra, un personaje alargado, ojeroso y practicante del vudú. Claro, el hechicero aprovecha las obvias debilidades del príncipe para tomar su cuerpo y entregarlo al ambicioso y gordo asistente de Naveen. Casi sobra decir que Naveen queda convertido en sapo, que luego conoce casualmente a Tiana, entonces le pide un beso, así los dos son sapos, buscan la cura en la profundidad de los manglares, encuentran un par de amigos en el camino, y llegan a las manos de Mama Odie (otra gran bruja,  ciega, pero divertida) quien predecible y oportunamente les ayuda hasta el final.

¿Naveen y Tiana se casaron? ¿Naveen y Tiana fueron felices para siempre? ¿Naveen y Tiana regresaron a su forma humana gracias al amor? ¿Cuál es la moraleja de la historia? Ustedes conocen de antemano las respuestas a estas preguntas. No diré, sin embargo, que La Princesa y el Sapo es una mala película, después de todo se trata de un género que Disney  patentaría si pudiera. Debo mencionar, eso sí, que en esta ocasión la enseñanza gira en torno al dilema “¿quiero o necesito?“. Lo que Tiana necesita es escontrar el amor porque así todo lo demás vendrá por añadidura.

Investigando un poco más, me encuentro con que La Princesa y el Sapo está basada ligeramente en una novela llamada La Princesa Rana, la cual a su vez es una alusión al cuento de los Hermanos Grimm, El Príncipe Rana. También me entero, y no me hagan mucho caso, porque lo leí en la Wikipedia, que en la historia original, la de los Grimm, la rana tenía que ser aventada contra la pared a manos de la princesa para regresar a su forma humana. ¿Dónde quedó el acto del beso? Esto sí que no lo sé, al parecer no está claro cuándo se sustituyó un violento acto contra los animales por un dulce beso de amor.

A final de cuentas, Disney hace una más de las suyas: tomar retazos de historias de otros (de los Hermanos Grimm, en su mayoría) y hacerlas caber en el mismo meloso molde llenos de baile, canciones, ternura y un final feliz.

¿Qué hay de la animación? Es preciosa por momentos; poco ambiciosa casi todo el tiempo. Y no tengo más que decir.

 

Una dama para dos diciembre 13, 2009

Filed under: ping rnovik — zoobloguer @ 12:30 am
Tags: ,

La Fille coupée en deux (2007)

Advertencia: Spoiler a leer bajo su propio riesgo.

Intentaré expresarme con pocas palabras; con un párrafo a lo más.

Gabrielle llega a la encrucijada de su vida: Saint-Denis (escritor de cierto respeto) y Paul Gaudens (el junior atormentado de la localidad). El primero la enamora. El segundo la persigue. El primero es casado y con la vida resuelta. El segundo es soltero y con la vida al límite. Grabrielle, pasa de uno a otro hombre según le guía su inmadurez hasta hacerse cortar en dos en un acto-metáfora final. Chabrol, el director de esta fina comedia romántica francesa, la estrenó en el año 2007.

 

Brüno [Intolerancia 0.3] diciembre 11, 2009

Filed under: ping rnovik — zoobloguer @ 12:59 am
Tags: , ,

Brüno (2009)

Una película para mentes abiertas a la posibilidad de ver denostadas sus concepciones sobre lo correcto, lo grotesco y lo llanamente cómico. Sacha Baron Cohen deconstruye con Brüno la figura del gay adicto a la moda y otras supuestas banalidades para convertirlo en figura universal de la intolerancia moderna y lo políticamente incorrecto (tal como Borat, tal como Ali G, otro par de personajes de Baron Cohen).

Brüno es homosexual, pero neo nazi; es sensible, pero sadomasoquista salvaje; es alto, rubio, adopta un niño africano, busca el reconocimiento social, ríe y ama como cualquiera, pero es salvaje, estúpido, irrespetuoso y vil. Debo decir que Brüno desmenuza, expone y descompone cuidadosamente una a una las prácticas sociales que caracterizan al ciudadano contemporáneo: hipocresía, prejuicios, insensibilidad… enmarcadas todas por una grandísima ignorancia espiritual.

 

Delta [Intolerancia 0.2] diciembre 10, 2009

Filed under: ping rnovik — zoobloguer @ 11:07 am
Tags: , ,


Delta (Dir. Kornél Mundruczó – Hungría, 2008)

Advertencia: Spoiler a leer bajo su propio riesgo.

Delta es una historia de amor entre hermanos. No se trata de una relación del tipo incestuosa como para provocar un morbo de orden pornográfico. En realidad es una historia enmarcada por un amor sencillo, silencioso, en medio de ríos, sin más pretención que la de consumarse con la construcción de un buen lugar donde habitar. Siendo una tragedia, en Delta observamos la violenta intolerancia de los familiares y habitantes del lugar. Violenta física y emocionalmente hasta sus últimas consecuencias: hasta dar fin a un amor que no aceptan ni comprenden. Repito: Delta es la historia de un amor puro, silencioso, sencillo, entre ríos.

Mihail y Fauna

 

Sector 9 [Intolerancia 0.1] diciembre 6, 2009

Filed under: ping rnovik — zoobloguer @ 3:40 am
Tags:

Sector 9: Una película futurista sobre la intolerancia de siempre

Advertencia: Spoiler a leer bajo su propio riesgo.

Un burócrata ambicioso, aunque idiota, inspecciona el Sector 9 (District 9): un ghetto alien ubicado, o mejor dicho, apartado, de la ciudad capital Johanesburgo, en Sudáfrica. Dicha inspección busca enviar toda la población del Sector 9 a otro ghetto bajo términos legales políticamente correctos, aunque decididamente racistas. La ciudad, según vemos a cada momento,  es un monumento a la intolerancia y la ironía.

La intolerancia es sufrida por un grupo de “otros” (un montón de alienígenas varados por accidente) a manos de los “mismos”  (los humanos, los “normales”). Esta es precisamente la descomunal ironía: Sudáfrica, madre del Apartheid contra la población de raza negra, es ahora quien secciona, separa, humilla, denigra, insulta a los otros: los “langostinos”, los aliens. Hombres y mujeres blancos, negros, intermedios, sin distinción de raza y condición humana, todos lo hacen.

Los aliens son un grupo adaptado en su mayoría a las costumbres que su nueva condición de marginación les impone: alcoholismo, tráfico de blancas, armas y drogas, prostitución interracial, vandalismo alimentario, etc. Algo muy interesante resalta de esa sociedad extraterrestre: su increíble pasividad ante las agresiones terrícolas, aún cuando existe una evidente ventaja física a su favor.

Lo mejor: el burócrata, lenta pero inexorablemente adquiere la condición que tanto odia, así poco a poco pasa de ser cazador a una preciada presa para fines de experimentación militar (como siempre).

Producida por Peter Jackson, dirigida por Neil Blomkamp, Sector 9 es un excelente falso documental Sci-Fi no apto para intolerantes a los movimientos bruscos de cámara, pero sí para los que gusten del cine que invite a la reflexión.